‘SED’, EL TABÚ DE LA PEDOFILIA EN EL TEATRO LARA

Un matrimonio que se enfrenta a un enorme inconveniente en su relación: ‘Él’ comienza a tener deseos sexuales hacia el sobrino que lleva varios días con ellos en casa. El teatro como puro ejercicio social de empatización. 

sed-lara

Sed nos hace ponernos en la piel de un psicólogo de mediana edad que comienza a tener deseos con menores. Nunca ha tocado a ninguno, no quiere llegar a hacerlo y es consciente de la desviación sexual que está sufriendo. El conflicto comienza cuando decide compartir este problema con su mujer, a la que no le será fácil asimilar esta nueva faceta del padre de su hijo.

Esta obra es más que teatro, es un ejercicio social sobre un tema que no aparece en ninguna conversación entre amigos, entre cervezas, en una charla corriente. Es más, se ignora o se evita. ¿Qué diferencia hay entre un pedófilo y un pederasta? ¿Cómo surgen estos sentimientos en una persona adulta? ‘Sed’ nos hace empatizar con el monólogo interno de este personaje que reconoce lo que siente como algo dañino, y que teme en convertirse en un marginado social si busca ayuda profesional.

‘Él’, sin embargo, es un personaje que no estamos acostumbrados a ver, un personaje al que podemos entender a pesar de sus instintos; un pedófilo que reconoce su problema y lucha por superarlo; que nunca ha llegado a cometer ningún delito fuera de su imaginación. Un padre que nunca ha tocado a su hijo, y que es consciente de que necesita ayuda. ‘Ella’ es el personaje al que nunca vemos, la compañera de vida que tiene que lidiar con una verdad incómoda que le hubiera gustado no vivir. La cara inocente a la que le toca luchar por recuperar su vida.

Los personajes se mueven en un escenario irónicamente infantil. Mobiliario que imita juguetes de tamaño gigante, inspirados en Lego y Playmobil. Es muy interesante mirar las caras del público en algunos momentos de esta obra, en las que no se obscurece el lenguaje vulgar y crudo de los deseos pedófilos mientras los personajes ‘juegan’ con el mobiliario. La música, la luz y la coreografía de los actores alrededor del público no hace más que introducirnos en este aura oscura y perturbadora.

 

SINOPSIS

Sed es la lucha de una pareja por sobrevivir ante un conflicto y su estigma social. Asistimos al momentos en el que ÉL, al fin, verbaliza su problema, y cómo junto a ELLA intentan gestionar la situación dentro del espacio íntimo de la pareja. Un drama que lleva al público a posicionarse ante uno de los tabúes más oscuros de nuestra sociedad.

Sed es riesgo teatral, vértigo ante lo desconocido o, mejor dicho, ante lo que nos gustaría no haber conocido. Un montaje que dejará sin aliento a un público que, poco a poco, se habrá adentrado en la oscuridad del ser humano y que, sólo tras unos segundos de reflexión, podrá arrojar algo de luz.

 

FICHA TÉCNICA

Texto: Alejandro Butrón Ibáñez

Dirección: César Barló director de La Tempestad galardonada con el Premio Godoff a la Mejor Obra 2016 junto a Historias de Usera.

Elenco: Sauce Ena y Mariano Rochman

Espacio y Vestuario: Juan Sebastián Domínguez

Iluminación: César Barló

Espacio Sonoro: Lisi Búa

Fotografía: LIfe Triumph

Operación Técnica: Raquel Rodríguez

Diseño Grafico: José Gonçalo Pais

Producción: Doble Sentido Producciones

Distribución: Mara Bonilla Distribución

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *