MARC DOMENECH, EL ACTOR SORDO QUE PROTAGONIZA ‘SECUESTRO’ JUNTO A BLANCA PORTILLO

Asistimos a la mesa redonda de presentación de la película ‘Secuestro’ para hablar con la directora y dos de sus protagonistas, Blanca Portillo y Antonio Dechent, sobre su trabajo con Marc Domenech, el actor sordo que interpreta el papel de Victor, hijo de Patricia de Lucas (Blanca Portillo).

gra_3416

‘Secuestro’ es la nueva película de la productora, actriz y directora Mar Targarona, con guion de Oriol Paulo (‘El cuerpo’, ‘Los ojos de Julia’) y protagonizada por Blanca Portillo, Antonio Dechent y Vicente Romero, con la aparición especial de Jose Coronado, la colaboración de José María Pou y el debut del joven actor Marc Domenech, un actor sordo que ha sido la sorpresa del rodaje.

¿Cómo ha sido dirigir a un chico tan joven y además sordo?

Mar Targarona: Fantástico. Marc ha sido el milagro de la película. El niño existe en la cinta, que podría no existir.

Siempre tuvimos claro que queríamos un niño sordo de verdad porque es imposible imitar su forma de hablar y gesticular, y además en un niño pequeño. Cuando nos pusimos a buscar, nos dimos cuenta de que había niños así, pero Marc brilló enseguida en las pruebas. Y en la última, que fue una improvisación, nos dimos cuenta de que tiene el talento del actor innato, que si lo sigue trabajando crecerá más. Él es capaz de crearse su universo, y no le costaba nada.

Durante el rodaje hacía de todo. Se fijaba en todo. Es un curioso, que quiere aprender de todo. Y es sordo, pero de mudo no tiene nada. Le encanta hablar. Entiende muy bien y lee muy bien los labios. A veces yo me distraía y no le miraba cuando le hablaba, pero terminamos acostumbrándonos.

Con Blanca yo le vi genial. A cualquier actor, cuando le dices que va a trabajar con un niño, siempre piensa que es un problema porque son pesados, se aburren, los padres son los que quieren que el niño sea actor… pero en este caso, él quiere ser actor, cosa que para mi es básica. Los padres no le arrastran al mundo del espectáculo, él quiere entrar, y tiene el talento para ello. Marc es un chico muy simpático y te hace ‘fácil’ cogerle cariño, y eso ayudó a Blanca a sacar esa emoción de madre en la película.

Antonio Dechent: Marc cambió el ritmo de la película. Si él simplemente hubiera imitado a alguien, todos nos hubiéramos adelantado a los acontecimientos. Es decir, si yo ya sé lo que va a decir, podemos adelantarnos y decirle “no, después…” Pero en este caso el ritmo lo marcaba él; primero tiene que leer los labios, luego tiene que responder… entonces ese mini clima que crea en escenas como el interrogatorio está muy bien. Es el ritmo de una persona sorda de verdad.

Blanca Portillo: Ha sido maravilloso. Yo he aprendido un montón de él. Es un ángel, un niño muy especial. Ha sido muy fácil trabajar juntos; hemos hablado de las secuencias, de los personajes, de la relación… hablábamos de todo, y es que además el niño se sabía su texto, el mío, el de Antonio, el del vecino… hasta la ropa que teníamos que llevar todos.

¿Te has sentido maestra, Blanca? 

B.P: No. Hay gente que va dando lecciones por ahí. Pero con un niño como este, ¿cómo le vas a enseñar nada si las lecciones te las da él a ti?  Te pega veinticinco mil vueltas en todo.

Ahora seguimos con una relación muy buena. Nos hemos hecho amigos. Nos escribimos por Twitter.

¿Le espera entonces un futuro fácil en el cine español? 

A.D: Fácil no lo tiene nadie.

B.P: Tal cual está el cine español y teniendo en cuenta que es un niño sordo… no sé si le espera un futuro muy fácil. Pero espero que seamos cada vez más abiertos con estos temas.

M.T: Fácil para ser actor, no. Pero él mismo ya lo ha dicho, que también le gustaría ser productor…

B.P: Claro, lo que yo me he dado cuenta es de que el mundo este le mola. Le mola mucho. Y tiene mucha inquietud y muchas ganas de aprender. A mi también me ha dicho que también quiere hacer cine, teatro, series… se quiere mover.

M.T: Yo me he fijado en que también le ha gustado este trabajo, el de las entrevistas, el estar detrás de la cámara, de promoción. Y eso es importante porque este trabajo también forma parte de ser actor.

B.P: Sí, es importante también. Alguien me dijo una vez que a los actores no nos pagan por esto, por estar aquí hoy, pero que pagaríamos por lo otro, por rodar.

Blanca, tuviste que aprender lenguaje de signos para el rodaje…

B.P: Aprendí las frases del guion y un poquito más para poder comunicarme con Marc. Pero no tengo ni idea, es un lenguaje complejo. Se estudia en 4 años; yo lo he estudiado unos dos meses, y no todos los días. A mí se me ha abierto un mundo con esto y no me cierro a seguir estudiándolo porque te permite comunicarte con un millón y pico de personas en el mundo.

M.T: Una cosa que tengo que añadir es que existe lenguaje de signos en catalán y en castellano, y Marc entiende sobre todo el primero y a Blanca le enseñaron el segundo. Entonces, durante el rodaje, tuvieron que estar las dos intérpretes trabajando juntas.

B.P: Y, además, Marc empezó a hablar lenguaje de signos en castellano rapidísimo.

M.T: El niño sabe hasta hablar en inglés con lengua de signos. Incluso sabe un poco de francés. Es un enano políglota.

Blanca-Portillo-rueda-Secuestro_TINIMA20150616_0661_5

‘Secuestro’ se estrenará en cines el próximo 19 de agosto. Completan el reparto de este thriller Andrés Hererra, Macarena Gómez, Nausicaa Bonnín, Daniel El Rojo, Paco Manzanedo, Raquel Pérez, Miguel Angel JennerRamón Fontseré, Lluïsa Castell, Mercè Montalà y el joven actor Marc Domenech en su debut cinematográfico. Es una producción de Rodar y Rodar Cine, responsable de grandes éxitos como ‘El orfanato’, ‘Los ojos de Julia’ y ‘El cuerpo’, con la participación de RTVE, Cosmopolitan TV, Televisió de Catalunya y Movistar+. La distribución corre a cargo de Sony Pictures Releasing España.

Sinopsis: Patricia de Lucas (Blanca Portillo), una prestigiosa abogada, ve como su vida se convierte en una pesadilla cuando su hijo Víctor (Marc Domenech) desaparece del colegio sin dejar rastro. Horas más tarde, el niño reaparece magullado y perlado en sudor, confesando que un hombre le ha intentado secuestrar, pero que ha logrado escapar. La policía se moviliza y, tras una rueda de identificación con Víctor, logran dar con el aparente responsable. Sin embargo, las pruebas no son suficientes, y el presunto secuestrador queda en libertad. Es entonces cuando Patricia, asustada y temiendo por su hijo, decide hacer lo que no ha hecho nunca: tomarse la justicia por su cuenta. Pero la situación se le escapará de las manos y las consecuencias de sus actos serán imprevisibles…”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *