SALVADOR BOSCH: “Si alguien te pide trabajar gratis en un proyecto profesional no sólo te degradas a ti sino también a todos los que nos dedicamos a esto”

Actor madrileño formado en la RESAD que ha participado en obras como ‘La Piel del Lagartoo ‘La verdadera historia del Sr.Smith’.

Captura de pantalla 2017-07-05 a las 10.02.15

¿Cuándo y cómo te diste cuenta de que querías ser actor?

Realmente nunca lo barajé como posibilidad, fue un impulso inconsciente. Desde muy pequeño el cine se instaló en mi vida y fantaseaba constantemente con escenas y situaciones, pero como un juego no como un trabajo. Terminé el instituto y empecé a trabajar cargando camiones de congelado ya que no había ninguna carrera que me motivara. Estudiar Arte Dramático era algo impensable, yo mismo lo descarté, pero cuando iba a trabajar mi cabeza pensaba constantemente en personajes y escenas que había visto en películas recientes. De hecho creo que para sobrellevar el trabajo mecánico actuaba un poco. Un verano de esos, sin que se enterara mi familia me apunté a un monográfico de teatro y todo cuadró. De repente todo tenía sentido: Quería ser actor.

¿Cómo reaccionó tu familia al decírselo?

Al principio se sorprendieron claro. Les preocupaba que hubiera elegido una profesión con la que es muy difícil ganar dinero para vivir. Unos padres siempre quieren que el futuro de su hijo esté resuelto económicamente, y eso es lo único que no te da el teatro. Pero por otro lado yo fui un buen estudiante y les dolía verme trabajando en una fábrica, sentían que podía hacer algo más constructivo. Cuando vieron la ilusión, el esfuerzo y la pasión que le puse a estudiar interpretación se alegraron de ver qué por fin estaba implicado de verdad en algo. No han dejado de apoyarme ni un solo día en estos 10 años.

¿Estudiaste algo además de interpretación?

No, dejé mis estudios al finalizar Bachillerato. Esta es la gran paradoja del actor: estudia algo para tener estabilidad económica y luego actúa (con lo que seguramente no tendrás ni tiempo ni ganas para ensayar, hacer castings, renovar material…) o dedícate exclusivamente a actuar y seguramente no tengas dinero suficiente para vivir sólo. Yo elegí la segunda. La incertidumbre vive en cualquier caso, tienes que escoger entre seguridad o libertad.

¿Actualmente tienes otro trabajo? 

Tuve la suerte de encontrar otra profesión en este camino: Presentador. Hoy en día vivo de eventos y grabaciones en los que trabajo como maestro de ceremonias, speaker en eventos deportivos, presentaciones de producto…. He descubierto una forma de alternar mis trabajos como actor haciendo algo que me encanta y para lo que me han preparado también mis años de formación en la RESAD.

¿Cual fue tu primer casting?

Si no recuerdo mal fue para el departamento de caras nuevas de Kuranda. Yo llevaba muy poquito estudiando Arte Dramático en La Lavandería teatro, así que os podéis imaginar lo nervioso que estaba.

¿Cual es el más importante que has hecho?

Sin duda el de las pruebas de acceso a la RESAD. Es el único casting que he hecho en el que realmente todo el mundo puede presentarse y todo el mundo tiene las mismas posibilidades. Y en el que por supuesto se te valora por tu capacidad actoral y no por el color de tus ojos. Cuando me seleccionaron sentí que toda la preparación previa había marcado la diferencia, que no era algo aleatorio.

¿Has hecho muchos castings de figuración y para proyectos no remunerados?

El mundo de la figuración no me interesa. Proyectos no remunerados sólo cuando se trata de actuar en trabajos audiovisuales de estudiantes dónde hay un quid pro quo. Creo que si alguien te pide trabajar gratis en un proyecto profesional, para un cliente concreto, en una productora X, no sólo te degradas a ti sino también a todos los que nos dedicamos a esto. Lo que hagamos en pro de nuestra profesión, nuestra profesión nos lo devolverá.

¿Qué has aprendido de estos últimos?

A no pensar en el resultado. Prepárate lo mejor que puedas, ve a divertirte y no le des mucha importancia: lo demás no está en tu mano.

Cuéntanos alguna anécdota de algún casting al que te hayas presentado

Hace poco me mandaron a un casting para un personaje vigoréxico. Por complexión física estoy a años luz de dar ese perfil, pero me preparé la prueba a tope. La directora de casting al verme no comprendía por qué me habían enviado, claro, pero seguimos adelante con la prueba a sabiendas de que no iban a cogerme. Terminó felicitándome por la prueba.

¿Hasta qué punto crees que son importantes los castings?

Un casting es una buena fórmula para conocer el trabajo de un actor y comprobar cómo prepara el personaje que buscan. Pero también es una prueba condicionada por cómo tienes el día, nervios, lugar de casting, estado de ánimo y preparación de la persona que te dirige. En mi opinión es necesario relativizar, no creo que los castings cambien radicalmente tu futuro laboral.

¿Qué consejo le darías a un actor que está empezando su carrera?

No hace falta profesionalizarse para disfrutar. Que hagan teatro amateur, con los amigos, que rueden cortos con el móvil, que hagan teatro de calle o en una casa para sus amigos. Lo importante es actuar. Actuar siempre.

No dejes de visitar su perfil en CastingActores

Y si quieres ser nuestro próximo protagonista escríbenos a info@castingactores.es

¿No conociste a nuestro protagonista de la semana pasada?

SERGIO PINEDA: “A veces tenemos grandes oportunidades delante de nosotros y no las vemos”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *