MARINA CAMPOS: “Echo de menos esa época donde descubrir nuevos talentos era bueno”

Empezó en el mundo del cine desde el campo audiovisual. Un día, una directora de casting con la que estaba trabajando le hizo la gran pregunta: “¿Marina, tú quieres ser actriz? Si es así, entonces tienes que dejarlo todo y formarte en una buena escuela.”.

avatar_actor_2525_Marina-Campos-12

¿Cuándo y cómo te diste cuenta de que querías ser actriz?

La verdad es que, a pesar de que de pequeña ya era muy extrovertida y soñadora, que hacía siempre teatros, y me inventaba historias, ese “darme cuenta” en mi caso fue una decisión madura. En mi casa siempre hemos sido muy cinéfilos, y aunque mis padres me brindaron una infancia muy artística no sabía que ser actriz o bailarina pudiera ser una profesión. Quizás porque no tuve referentes cercanos que pudieran guiarme o explotar ese lado artístico.

Recuerdo que mi tutora del instituto me animó a hacer las pruebas para el Institut del Teatre de Barcelona, pero pensé que era una locura. Se toman muchas decisiones erróneas por no saber. Finalmente me licencié en Comunicación Audiovisual y empecé enseguida a trabajar en cine. Sólo estando dentro de un rodaje descubrí que quería contar las historias desde dentro, desde los personajes. Y en ese momento, una directora de casting con la que estaba trabajando me hizo la gran pregunta: “¿Marina, tú quieres ser actriz? Si es así, entonces tienes que dejarlo todo y formarte en una buena escuela.” Y eso hice.

¿Cómo reaccionó tu familia?

Bueno, mis padres siempre me han apoyado en todo toda mi vida. De ellos he aprendido que nadie te regala nada, que cuando quieres algo hay que trabajar duro. Y seguramente en el algún momento, en algún lugar de sus cabezas han pensado que me estaba equivocando, pero siempre siempre me han dejado seguir adelante con mis decisiones. Mis padres saben que cuando quiero algo, voy a muerte.  

¿Estudiaste alguna carrera además de interpretación?

Sí, empecé derecho, pero a los dos años me pasé a Comunicación Audiovisual.

¿Actualmente tienes otro trabajo?

Sí, soy Assistant Manager en Hollister Co. Una marca americana de ropa.

¿Cuál fue tu primer casting?

Uff… pues a los 13 años para una agencia que vino a Reus a hacer pruebas para jóvenes talentos. Hice como 3 pruebas, sin siquiera saber a qué iba. Te pasaban de un agente a otro, y cada uno te ponía en una situación diferente, haciendo impros. Había muchísima gente. Y me cogieron. Pero en esa época hubo muchos fraudes y mis padres no quisieron seguir adelante. Luego con 16 años me presenté a Pelo Pantene.

¿Cuál crees que ha sido el casting más importante que has hecho?

Todavía no ha llegado.

¿Has hecho muchos castings para figuración y trabajos no remunerados?

Figuración no he hecho nunca. Proyectos no remunerados, sí.  Mientras estudiaba interpretación fui a muchos castings de cortos de estudiantes para sus proyectos de fin de carrera. Y también a proyectos que me parecían interesantes. Se gesta un grupo donde prima la investigación y el aprendizaje desde el principio. Te da tablas para futuros castings, aprendes a estar en un rodaje con licencia para equivocarte. Te ves en cámara, aprendes a ver qué funciona de ti mismo, y que no. Son como unas prácticas de la carrera.

A mí me han dado muchas alegrías, y esa gente con quien empecé a crecer como actriz, hoy en día son grandes profesionales, y muy buenos amigos.

Cuéntanos alguna anécdota de un casting que hayas hecho

Hace años una directora de casting muy importante me escribió por Facebook, me pidió mi material y me preguntó si estaría dispuesta a ir a Barcelona para un casting. Finalmente el proyecto se cayó y la prueba nunca se hizo, pero aprendí que no puedes bajar la guardia, nunca sabes quién te está observando.

¿Crees que los castings son el mejor proceso de selección?

Los representantes se dejan la piel intentando que los directores de casting vean a sus actores, y los directores de casting lo tienen muy difícil para que las cadenas y productoras acepten sus propuestas, incluso si el director del proyecto está de acuerdo con ellos. Así que imagino que mi respuesta es que sí, los castings están obsoletos. El día que tienes una prueba es algo tan raro, tan único que la presión que sientes ese día es muy grande, y no creo que un director de casting deba valorar tu potencial en una prueba de 20min.

Echo de menos esa época donde descubrir nuevos talentos era bueno. Arriesgar era bueno. Innovar, dar oportunidades a actores y actrices que se dejan la piel por la profesión. En algún momento hemos perdido eso en este país. Y eso, es triste.

¿Qué consejo le darías a un actor que está empezando su carrera?

La formación. Creo que es muy importante formarse como actor o actriz. Una escuela te da disciplina, bagaje, compañeros, maestros, referentes. Esa “maleta” sólo la haces en una escuela. Para mí hay una diferencia vital entre querer ser la mejor actriz que puedas llegar a ser, y querer ser una actriz que trabaja.

Y por supuesto, no rendirse. Unos van más rápido, otros más despacio, pero el truco está en creer en uno mismo y seguir adelante. Hay que aprender a disfrutar del camino.

No dejes de visitar su perfil en CastingActores

Y si quieres ser nuestro próximo protagonista escríbenos a info@castingactores.es

¿No conociste a nuestro protagonista de la semana pasada?

ÁLVARO MÁRQUEZ: “Pese a mi corta carrera he podido cumplir algunos sueños que tenía”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *