TRES CONSEJOS PARA ENFRENTARTE AL BESO EN UN RODAJE

Como actor alguna vez te habrás enfrentado, o te enfrentarás, a una escena con beso. Son muchas las películas en las que el asiento del cine se nos hace pequeño esperando a que los actores se besen (Ohhhhhh… qué bonito) ¡A lo que vamos! ¿Y si eres tú el que está en la pantalla y no en la butaca? Tienes que hacerlo. Eres actor, dirían algunos. Estos tres consejos te ayudarán.

jennifer-lawrence-con-cara-de-asco-en-la-entrevista-de-el-hormiguero_galeria_principal

Cuando lees un guion y llegas a la parte de “se besan”, algunos actores tragan saliva, sobre todo por saber quién va a ser su pareja en la película. ¿Será con lengua? ¿Sin lengua? De momento, practiquemos con el espejo.

La realidad en los set de rodaje luego es muy distinta. Cierto es que vemos infinidades de películas en las que el actor o actriz se besan tan efusivamente que parecen camaleones cazando moscas, pero en general, el cine tiene su truco. Los montadores son el mejor amigo del actor y, aunque abran la boca y parezca que intercambian fluidos como si de cromos se tratara, ¡pues no! Sólo se están rozando los labios.

Los actores unen sus labios y simulan que se besan apasionadamente como un “French Kiss”. Y ahora pensarás, ‘pues si el personaje lo requiere, yo lo haría’ ¡Maravilloso! “And the Oscar goes to…”

1aPero pensemos una cosa. Quizá en muchas películas el beso es uno de los puntos álgidos que la audiencia espera. Por lo tanto, lo que muchos directores buscan es la estética de la imagen. Un beso bonito, con sutileza y elegancia, que por cierto, probablemente se vea en primer plano, es mucho mejor para los espectadores a ver otro tipo de beso (al menos hemos evolucionado desde los besos de Grace Kelly).

Ahora bien, dejando las babas de lado, muchos actores y actrices se han opuesto a besar a su compañera o compañero de rodaje. Por ejemplo, Ryan Gosling no soportaba a Rachel Mcadams en el “Diario de Noa” o Dakota Johnson y Jamie Dornan (en “Cincuenta Sombras de Grey”) tuvieron que grabar varias veces algunas escenas por la falta de química.

La cuestión es que el trabajo del actor no es fácil. Quizá te tengas que someter a cosas que a ti personalmente te incomodan, porque oye, somos personas. El desnudo es otra de las situaciones que muchos rechazan, pero ya nos quitaremos la ropa más adelante. Cada persona le da más o menos importancia a la hora de besarse con otra persona. A gente le resulta bastante fácil hacer ese tipo de escenas y a otras no tanto.

De momento, 3 consejos para enfrentarte al beso en un rodaje:

  1. Sé claro y expresa tus incomodidades (si las tienes): en casi todos los rodajes hay un buen equipo humano que te puede ayudar a estar más tranquilo. Míralo como algo estrictamente profesional. El director, con las pautas que te puede dar, hace que el beso sea más mecánico de lo que piensas.

 

  1. Conoce a tu compañero de escena: Si entablas amistad o cruzas unas cuantas palabras con la otra persona quizá haga que ambos estéis más cómodos y entréis en calor (sin pasarse). Muchas son las escenas en las que un figurante besa al protagonista. En estos casos apenas conoces al actor o actriz, por lo tanto está bien que os conozcáis un poco para estar más relajados.

 

  1. Bromea acerca del tema: Está bien que bromees, así le restas importancia al asunto. Piensa que al fin y al cabo la otra persona puede estar sintiendo lo mismo que tú.

 

¡El cuarto consejo queremos que nos los cuentes tú!

Cómo diría nuestro querido Joaquín Sabina, “lo bueno de los años es que curan heridas, lo malo de los besos es que crean adicción.” Así que cuidado, que las escenas no duran para siempre.

¿Quieres leer más #CastingConsejos? Pincha aquí abajo para ir al siguiente:

TRES RAZONES POR LAS QUE NO RECHAZAR UN TRABAJO DE FIGURACIÓN Y UN CONSEJO AL OÍDO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *