ELENA BURGOS: “El actor no puede trabajar gratis”

Actriz valenciana que vino a Madrid persiguiendo su sueño tras estudiar audiovisuales. Ha hecho casting en Argentina y en España, y tiene grandes consejos que contarte.

avatar_actor_6027_Elena-Burgos-15

 

¿Cuándo te diste cuenta de que querías ser actriz?

Recuerdo la primera vez que fui al teatro cuando era muy pequeña con el colegio. La sensación al entrar al patio de butacas se me quedó totalmente grabada. No hubo un punto de inflexión en el que me diera cuenta de que quería ser actriz. Creo que hubo un momento en el que por fin me escuché a mi misma y dejé de crear excusas para hacer lo que realmente quería. Lo que sí recuerdo perfectamente es el momento en que decidí “dejarlo todo” para venirme a Madrid. Y cuando por fin tomé esa decisión, vine a Madrid a buscar escuelas y me admitieron en la que yo quería, fue un momento de absoluta felicidad. Intuía que no iba a ser un camino fácil pero la ilusión y motivación de que por fin iba a  centrarme en lo que quería fueron el motor suficiente que me llevaron a hacerlo.

¿Tus padres apoyaron tu decisión?

Había miedos míos a su reacción y a que no lo fueran a comprender pero cuando les comenté que venía para Madrid a estudiar interpretación no supuso ningún drama sino todo lo contrario. Supongo que tampoco les sorprendió ya que yo ya había comentado en varias ocasiones que me atraía mucho el poder estudiar interpretación.  Mi familia me apoya y siento que están conmigo dándome ánimos en cada paso que voy dando aunque a veces creo que sufren al ver la incertidumbre de esta profesión. Cosa a la que, por otro lado, ya los tenía acostumbrados al estar trabajando anteriormente en el audiovisual.

¿Estudiaste otra carrera antes de entrar en Arte Dramático?

Sí, estudié Comunicación Audiovisual en Valencia. La motivación primera para estudiar esta carrera fue la radio. Me encantaba escucharla.  De hecho, realizar un espacio de radioteatro es una idea que me lleva rondando desde hace tiempo en la cabeza. Actualmente locuto las cuñas en “La Radio del Gato”, la radio online que tiene mi pareja. Es fantástico como a veces se entrelazan las cosas. Esta carrera me ha permitido unir distintas facetas. Durante muchos años he realizado voluntariados con personas con discapacidad en campamentos.  Y dentro de ellos realizábamos talleres de cine e interpretación. El último en el que participé fue mientras vivía en Argentina. Realizamos un taller con niños autistas y grabamos un spot que obtuvo una mención especial en un concurso que organizaba Cablevisión.

Durante la carrera fui conociendo más el mundo del cine y se fueron abriendo puertas para poder trabajar en él. La primera película en la que trabajé fue “La tarara del chapao” como meritoria de cámara.  Esta carrera me permitió poder conocer el mundo del cine y televisión por dentro. Aprendo un montón viendo el trabajo del director con los actores en el set de rodaje

¿Vives de la interpretación?

Como muchos actores y actrices compatibilizo ensayos, castings y demás con el trabajo de hostelería. Siempre he intentado trabajar en sitios que estén vinculados con la cultura: salas de conciertos, bares en donde se realicen cuentacuentos, recitales de poesía, etc. Actualmente estoy trabajando en un restaurante, librería y sala de exposiciones. Todo en un mismo sitio. Gracias mis compañeros puedo compatibilizar los trabajos que van saliendo con los horarios. Justo la semana pasada salió un trabajo en un rodaje en Cáceres seis días. Los compañeros me cubrieron para que pudiera hacerlo… Y yo les estoy muy agradecida.  Mi deseo, como el de cualquier actor y actriz, es llegar un día a poder vivir realizando el trabajo que nos apasiona. Y en eso sigo trabajando…

¿Cual fue tu primer casting?

La verdad es que no lo recuerdo. Lo que sí te puedo asegurar es que estaría muy nerviosa.

¿Y cuál consideras que ha sido el más importante?

El casting que hice en la sala ‘Espada de Madera’ para montar La casa de Bernarda Alba. El director no estaba en Madrid, estaba en París, y estuvimos trabajando con otras personas sin tener ninguna certeza. Él iba a ver todo el proceso de trabajo, y cuando viniera iba a tomar una decisión de si se hacía el proyecto o no. Entonces, todas las actrices que estábamos allí y yo teníamos muchísima incertidumbre, hasta que dijeron que sí, que se hacía.

Fue el más importante por todo el proceso de trabajo; nos teníamos que aprender todos los personajes e íbamos cambiando. En cualquier momento alguno de ellos te podía decir “mira es que no te veo de Bernarda, te veo más de Adela. Cada una teníamos un personaje, pero podía cambiar en seguida.

¿Has hecho muchos trabajos de figuración y no remunerados?

Creo que con los proyectos no remunerados hay que tener mucho cuidado. Muchas veces vemos castings en donde no se paga al actor o se paga por debajo del convenio. Estos castings son contraproducentes tanto como para uno mismo como para el resto de compañeros de profesión. El actor no puede trabajar gratis, debemos ser nosotros mismos los primeros que valoremos nuestro trabajo. Esto fue una de las razones que motivó la creación del grupo de Facebook que administro.

Otra cosa distinta son proyectos de estudiantes que buscan actores para sus cortometrajes o montajes teatrales. En estos sí que he participado.  Me han servido para tener material para el videobook, para estar en activo e ir conociendo a compañeros de los cuales aprendes un montón intercambiando experiencias.

Cualquier casting debería de ser remunerado, a no ser que sean estudiantes o algún proyecto así. Yo he hecho cortos que me han pagado, simbólicamente, pero ya están valorando tu trabajo. En un trabajo no remunerado estás echando por tierra todo lo que hayas hecho anteriormente, tanto de formación como de esfuerzo. Estás tirando piedras sobre tu propio tejado. Si es algo profesional vale, pero si no lo es y te venden que te van a dar material… nunca te puedes fiar.

¿Qué es lo que más has aprendido trabajando sin remuneración?

Sobre todo me han servido para conocerme más a mi misma como actriz.

Cuéntanos alguna anécdota de los castings que has realizado

Hubo una vez, en un casting en Argentina que teníamos que representar una manifestación por el medio ambiente para una publicidad, que entramos todos en grupo y veíamos como la hacían el resto y yo pensaba que mis compañeras estaban muy cortadas, que si estás defendiendo el medio ambiente tienes que darlo todo. Entonces, cuando cogí yo la pancarta y me tocó hacerlo me puse a gritar, y pensé “aquí me he pasado”. Igual que otras veces sales diciendo que podrías haber dado más, ese día pensé que me había pasado tres pueblos gritando. No me cogieron en este casting, pero no creo que fuera solo por eso, sino por el problema del acento español en Argentina.

A mi las veces que me dicen: “no, es que estamos buscando chicas más rubias”. Pienso que no tienen en cuenta que los actores tenemos presentes los cambios físicos, y que nos podemos teñir. Tenemos esa facilidad, que se desaprovecha por buscar un perfil muy muy concreto, y se desaprovechan nuestras habilidades.

¿Viste mucha diferencia entre los casting españoles y los argentinos?

Es totalmente igual. Sobre todo la publicidad, que entramos todos a la vez para que nos expliquen el acting y eso. Lo difícil es que te cojan por el acento. Si buscan una española se van a presentar tres… pero igual que aquí, si no buscan alguien con acento es difícil.

Cuando llegué a Buenos Aíres me encantó el ambiente, porque hay un montón de teatro, de salas alternativas… muchísimo trabajo, y muchísimo nivel también. 

¿Crees que hoy en día los casting son el mejor proceso de selección?

Creo que el casting en sí no es el problema sino el poder acceder a ellos. Sin un representante o una agencia que mueva tu material no existes. Se limita muchísimo los castings a los que tienes acceso. Y en cierto modo esto se convierte en espiral ya que sin experiencia es difícil conseguir representante.

Por otro lado he llegado a esperar hasta tres horas para entrar a un casting en donde solamente buscaban un perfil. Llegar a la sala de casting y ver que eres el número 224 puede llegar a ser bastante frustrante.

Alguna vez me ha pasado también que al entrar al casting el director no estaba porque se había ido ha hacer algo, y solo estaba el cámara para grabarme.

¿Qué consejo darías a los que están empezando su carrera?

La carrera de actor es una carrera de fondo. Que se formen y tengan constancia. Que no esperen que un director o un productor los llame. Muchas veces tendrán que ser ellos y ellas los que creen sus propios proyectos y se verán a sí mismos de dramaturgos, escenógrafos o productores.

Y sobre todo, que no se dejen engañar. Casting por Internet, por Skype, ninguno. Te regalan la oreja, diciéndote que es una productora americana y que se va a rodar aquí y allí… escuchar al sentido común, y que con lo difícil que es esta profesión, no vas a hacer un casting por Internet, en el que encima ellos tienen tienen la cámara apagada, y vas a triunfar. Sobre todo las chicas, que les pueden pedir fotos en bikini y luego más… parece que tienes que ser desinhibido y no tener problema en desnudarte delánte de la cámara, y es así, pero no por skype. Este tipo de casting solo con profesionales o si tu representante te lo ha aconsejado.

Para cualquier denuncia, yo recomiendo denunciar en la CGT, que hace poco creó el sindicato de figuración, que está consiguiendo muchos logro, y también en la Unión de Actores, que tienen un grupo en Facebook que se llama Actores Denuncia para estos casos.

 

 

No dejes de visitar su perfil en CastingActores

Y si quieres ser nuestro próximo protagonista escríbenos a info@castingactores.es

¿No conociste a nuestro protagonista de la semana pasada?

YASSMINE OTHMAN: “Para la interpretación no hay edad”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *