EDU ROSA: “Debemos ser muy flexibles y escuchar lo que quieren de nosotros”

Tenía claro que quería dedicarse al fútbol, hasta que se cruzó con el camino de la interpretación en el último curso de instituto. Ahora poco a poco va luchando por lograr su sueño, enfrentándose a castings.

Eduardo Rosa 1

 

¿Cuándo te diste cuenta de que querías ser actor? 

Me he pasado mi infancia y mi adolescencia teniendo clarísimo que quería ser jugador de fútbol profesional, portero concretamente. Siempre me habían gustado los espectáculos, y aunque era muy vergonzoso y tímido, inconscientemente deseaba estar en el lugar del protagonista del show. Cuando llegué al último curso, hubo una clase donde tuvimos que hacer una representación ficticia pero lo más real posible: lo hice, me sentí muy bien, y no salió mal… Desde ese momento me di cuenta poco a poco de que quería ser actor. Creo que siempre he querido ser actor, y nunca lo he sabido, hasta ese momento.

 

 ¿Qué dijo tu familia cuando se lo contaste? 

Siempre había dado muchos tumbos, había dicho que quería estudiar cosas muy distintas… Y mi expediente era más bien justo. Por este motivo, mirándolo ahora, me parece razonable que aquella tarde de agosto mis padres me dijesen que como hobbie estaba bien, pero que estudiase una carrera normal, porque era muy difícil, era un mundo que desconocía, y de donde siempre se tiene la teoría, cierta por otro modo, de que muy pocos consiguen llegar a la cima del éxito. A mí me encantaba, así que comencé una carrera pero no dejé de tenerlo en la cabeza, sabía que me quería dedicar a eso, y empecé por medio de un amigo a hacer publicidad en una agencia y cortos.

Ahora estoy en el último curso de la formación integral en interpretación, en el Estudio Juan Codina. Lo compatibilizo con el Grado de Turismo Online (a distancia), en la Universidad Rey Juan Carlos, la cual estoy acabando también.

 

¿Trabajas de algo más o solo de actor?

He trabajado en mil trabajos, como camarero, en un hotel, tiendas de ropa, restaurantes, recogiendo vasos, dando publicidad, azafato de congresos, animador…

 

¿Cual crees que ha sido el casting más importante que has hecho?

Yo creo que el primero en el que me cogieron para un spot en TV, a finales del 2012. Recuerdo con cariño esa experiencia. Llegué allí y todo el mundo estaba muy nervioso, pero yo insistía en que podía quedarme todo el tiempo necesario y repetir todas las tomas que quisieran, incluso que si tuviese que hacer más (salí en más de lo previsto), que lo haría encantado. Me moría de ganas de actuar. Allí conocí a gente de la profesión, otros actores, alguno está trabajando mucho en la actualidad…

Me vio toda mi familia, amigos… Entonces recibí mi primer sueldo como actor, y con mis padres al lado, que empezaron a tomarlo más en serio, fue muy gratificante.

 

¿Has hecho muchos castings de figuración y no remunerados?

De figuración nunca. Castings para hacer cortometrajes de estudiantes, he hecho cientos. El primer año de carrera recuerdo que no me pude apuntar a ninguna escuela, y después de que una amiga me hiciese unas fotos en la pared de su casa, todas las semanas me apuntaba por páginas de castings a todos las pruebas donde pudiese ir como actor a algún rodaje, aunque fuese a decir pocas frases.

Recuerdo semanas en las que iba a 4 o 5 universidades o institutos distintos de Madrid a hacer castings de los estudiantes de comunicación audiovisual o realización de cine… Alguna vez he llegado a hacer 5 o 6 castings en un día (a este nivel, claro).

Fue una buena primera toma de contacto, para ver lo duro que iba a ser, pero también para consolidar las ganas que tenía y que tengo. Cada vez que por whastapp o correo me confirmaban que había conseguido un papel en alguno de esos cortos, me entraba una alegría increíble.

¿Qué es lo que más has aprendido de hacer estos?

Actoralmente veo que cuanto más aprendo, y mejor me veo, más veo que no tengo ni idea… Ya que soy más consciente de lo que me queda por aprender. Es una carrera de fondo.

He aprendido que nadie nos hace un favor por hacernos a los actores una prueba. Es un trabajo que beneficia a ambos, y debemos respetarnos a nosotros mismos, y por supuesto al director de casting… Pero teniendo claro que es parte del trabajo de ambos.

Creo también que el texto hay que llevarlo aprendido de forma neutra, perfectamente memorizado. Esto te ayuda después a no preocuparte por él o a darle distintas calidades dependiendo de las indicaciones del director.

Creo también que es importante llevar dos o tres propuestas claras, con un orden de preferencia según tu criterio en cuanto a la escena. Además de esto debemos ser muy flexibles y escuchar lo que quieren de nosotros… La gran mayoría de veces, no coincide lo que has trabajado con lo que te pide. Ahí es cuando debemos estar aquí y ahora, escuchar y ser capaces de adaptarnos a lo que nos pide, no insistir en nuestra propuesta.

Estando atentos, y siendo flexibles, todo irá mejor. Sin tensión, pero sí en alerta… Cuanto más fácil se lo pongamos, más posibilidades tendremos de acertar y de que nos proponga a los productores. Es importante tratar de DISFRUTAR, ya que estamos actuando.

Al acabar, creo que lo mejor que puedes hacer es olvidarte y entrenar todo lo posible para que cuando llegue otra posibilidad, estés preparado para dar la talla.

 

Cuéntanos alguna anécdota de los castings que has hecho

El primer casting en el que me cogieron, me pidieron que contase algún chiste. En lugar de eso escenifiqué en el plató del casting una anécdota que le pasó a un amigo cuando teníamos 15 años y estábamos en una fiesta, con una chica. Se rió tanto que tuvimos grabar la presentación final varias veces porque no podía parar. Días después al volver a verle en el set, volvió a reírse mucho, al recordarlo.

 

¿Qué opinas de los castings?

 Pues creo que en 5 minutos no sacas el jugo necesario a un actor para ver si vale o no para el papel… pero es cierto que tampoco ellos tienen mucho tiempo y deben ver a mucha gente en la prueba.

Creo que si el director de casting es bueno, consigue empatizar contigo y dejar fuera las tensiones y la frialdad, además de hacerte entender lo que él quiere que hagas, que muchas veces es el Quid de la cuestión y te ayudará a disfrutar haciendo tu trabajo.

 

¿Qué consejo darías a los jóvenes actores que están empezando?

No creo que deba dar consejos a nadie, no creo que un actor esté realmente formado, y sepa realmente de qué va esto hasta que no lleva 20 años trabajando. Si me preguntas por mi experiencia, creo que es una carrera fondo. Y que si realmente te apasiona, luches con todas tus fuerzas por aprender de una manera u de otra. Oportunidades creo que existen, y que ves pasar, pero debes estar suficientemente formado, preparado y atento para aprovecharlas. La suerte no depende de nosotros.

Lo primero que creo que hay que hacer es formarse, muy bien. Tomarlo como una carrera universitaria, 4 o 5 años de aprendizaje nos darán una buena base. Y después ir complementando esto con cursos intensivos de lo que veas que necesites. Compatibiliza tu formación con proyectos que salgan para aprender a diferenciar la burbuja de la escuela, y de lo que realmente pasa en un proyecto y lo que te van a pedir… Para manejar con soltura y facilidad las situaciones donde estemos trabajando, debemos conocer nuestras herramientas para conseguir llegar al estado que se requiera: sobretodo aprender a usar nuestro cuerpo y nuestra voz, ya que la parte técnica es fundamental.

Me parece también que no debemos esperar a que nos llamen, debemos ser capaces de crear, y sacar proyectos adelante. Yo mismo estoy preparando mi primer cortometraje, en cual actúo, produzco y además de haberlo escrito.

No dejes de visitar su perfil en CastingActores

Y si quieres ser nuestro próximo protagonista escríbenos a info@castingactores.es

¿No conociste a nuestro protagonista de la semana pasada?

AZAHARA MOYANO: “Antonio Banderas se acercó y nos felicitó a toda la figuración”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *