CHRISTIAN AVILÉS: “Las cosas más ridículas me han pasado siempre en castings de publicidad”

Actor catalán con experiencia en televisión y publicidad. Nos cuenta más sobre su motivación para ser actor y alguna de las anécdotas más controvertidas que nos hemos encontrado en un casting. 

avatar_actor_1421_Christian-Avils-1-6-16

¿Cuándo y cómo te diste cuenta de que querías ser actor?

Desde muy pequeño supe que quería contar historias, ya fuera como actor, director, escritor… Siempre ha sido algo irracional, como una necesidad vital. Probablemente desde antes de tener uso de razón, si es que alguna vez he tenido de eso…

¿Cómo reaccionó tu familia al decírselo?

Yo estaba estudiando arquitectura, por aquello que te vende la sociedad de que “tienes que tener una carrera”, pero también porque me gustaba (y me sigue gustando, como muchas otras cosas). Sin embargo, como siempre había dicho que quería ser actor, cuando en casa dije que dejaba la carrera nadie se sorprendió. De hecho se alegraron de que no perdiera el tiempo en algo a lo que no pensaba dedicarme y mostraron todo su apoyo desde el primer momento. En eso he sido muy afortunado.

¿Actualmente tienes otro trabajo? 

Hace unos años me formé también como montador y actualmente trabajo como freelance realizando y editando pequeños videos corporativos o de formación. También hago muchas locuciones, principalmente para los mismos vídeos de formación que edito. Por otro lado, estoy editando un documental para un grupo de música, lo cual me llevará todavía un par de meses. Y a todo esto hay que sumarle el trabajo que realizo en la Compañía  Entropel, una compañía que formamos en 2009 junto con otros compañeros (somos dos actores y dos actrices). Desde entonces hemos hecho varios trabajos tanto teatrales como audiovisuales. En la compañía no solo trabajo como actor, sino que también me encargo de los guiones y la dramaturgia, a parte de dirigir y montar los trabajos audiovisuales. Tengo mucha flexibilidad porque lo hago todo desde casa y yo me organizo los horarios según me convenga, así que lo puedo compaginar muy bien con los castings, rodajes, etc.

¿Cual fue tu primer casting?

Fue un casting de publi. Tenía 19 años.

¿Cual es el más importante que has hecho?

No tengo ningún casting en concreto como el más importante. Intento no darle demasiado peso a los castings, porque si piensas que de ahí puede salir mucho dinero o trabajo por mucho tiempo, al final la presión te puede y haces una mala prueba. Supongo que cada vez que he hecho un casting para un personaje fijo en una serie he sentido que era un casting imporante. A menudo tiendes a pensar que ese va a ser el casting de tu vida y sabes que te juegas mucho, porque si entras fijo en una serie puede ser trabajo para mucho tiempo, pero luego miras alrededor y ves que hay muchos compañeros que después de estar años en una serie han tenido que volver a picar piedra casting a casting.

¿Has hecho muchos castings de figuración y para proyectos no remunerados?

Solía hacer castings para cortometrajes, hace unos años. Pero desde hace un tiempo hago muy pocos. Los cortos que ruedo como actor suelo hacerlos porque me los proponen directamente.

¿Qué has aprendido de estos últimos?

Suele pasar que cuando voy a un casting en el que sé que no voy a cobrar nada y el trabajo a penas va a tener repercusión, lo hago tan relajado, ya que realmente no me importa si no me cogen, que al final doy lo mejor de mi, sin tensiones, focalizándome en lo que tengo que hacer y nada más. Y es en esos casos donde casi siempre me cogen. Últimamente intento trasladar esa misma tranquilidad a los castings “importantes”, y en muchos casos funciona.

Cuéntanos alguna anécdota que te haya ocurrido en un casting

Las cosas más ridículas me han pasado siempre en castings de publi. Desde hacerme una fisura en una costilla simulando una caida, o hacerme un corte en el dedo cortando cebolla a toda velocidad… Todo esto disimulando para que no se notase en el acting… Lo más surrealista fue en un callback: El realizador me pidió que me afeitase un poco. Llevaba la maquinilla, así que me recorté la barba. Luego me dijo que quería ver qué aspecto tenía sin nada de barba. Yo le propuse que se mirase mi web, donde tengo fotos afeitado. Pero la directora de casting, conocida por sus excentricidades, me dio 50€ y me dijo, “toma, vete a la peluquería de aquí al lado y que te afeiten”. Cuando llegué, la peluquera estaba cerrando pero me cogió. Nunca había afeitado a nadie. De hecho era una peluquería solo de mujeres. Le dije que no pasaba nada, que podía irme y ya me compraría una cuchilla en un súper, pero ella tenía una navaja de afeitar (no me preguntes por qué, si era una peluquería de muejres) y la pobre insistió en ayudarme (yo previamente le había explicado que era para un casting en el que era finalista, junto con otro chico, y que si me cogían me pagaban 20.000€ solo en derechos). El caso es que empezó a pasar la najava y me hizo una sangría impresionante. La pobre se sentía fatal y no paraba de disculparse. Me pasé un rato consolándola. Luego no me quiso cobrar, así que le devolví los 50€ a la dire de casting y cuando el realizador vio mi cara supe que no me daban el trabajo. De hecho, dijo en inglés: “definitivamente, así no le vas a gustar al cliente”

¿¿Hasta qué punto crees que son importantes los castings?

Son totalmente necesarios para ver si un actor o una actriz encajan en un personaje, o si juntos crean una relación creíble el uno con el otro. Un mal casting no solo puede arruinar una película, sino que puede perjudicarte a ti como actor, si interpretas un perfil en el que no encajas. De hecho, a veces me han propuesto hacer cortos en los que yo mismo he pedido que me hicieran un casting para ver si encajaba en el personaje, o porque a lo mejor me ponen con alguien que hace de mi padre y resulta que es alguien que podría ser mi hermano. A parte de que cada casting es una oportunidad para ponerte a prueba y seguir “rodándote”.

¿Qué consejo le darías a un actor que está empezando su carrera?

Es difícil dar este tipo de consejos. Supongo que les diría que persistan. Esto es como una maratón. Si realmente quieren dedicarse a esto, no deben parar de moverse. Esta profesión te pone a prueba constantemente y he visto a grandes actores abandonar la carrera. Pero también les diría que uno debe ser honesto consigo mismo y ha de preguntarse si realmente está dispuesto a llevar este tipo de vida (inestabilidad económica, acostumbrarse al “no”, exponerse a la opinión pública constantemente, etc.) Si pese a todo, la respuesta es que sí; si ser actor no es solo un sueño sino también una necesidad, entonces adelante!

No dejes de visitar su perfil en CastingActores

Y si quieres ser nuestro próximo protagonista escríbenos a info@castingactores.es

¿No conociste a nuestro protagonista de la semana pasada?

SERGIO PINEDA: “A veces tenemos grandes oportunidades delante de nosotros y no las vemos”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *