‘CAPULLOS QUE VUELAN’ MUY ALTO EN LA SALA AZARTE

Un texto sobre las confrontaciones de lo jóvenes en el mundo laboral y personal. Una historia realista, con un texto sorprendente y atrevido, muchas risas, alguna bofetada de realidad y una amarga mentira que no se desvela hasta el final.

15271976_702973439867891_4331104061064030216_o

Lluis Mosquera se estrena en los escenarios del teatro independiente con ‘Capullos que vuelan’, una obra que ha escrito, dirigido, para el cuál ha hecho el diseño gráfico y hasta te entrega las entradas en taquilla. Es un texto atrevido, de los que te dicen la verdad a la cara, en el que se plasma la precariedad de los jóvenes que intentan sobrevivir en una ciudad tras acabar sus carreras.

Capullos que vuelan cuenta la vida de cuatro jóvenes que malviven con su independencia. Personalidades muy diferentes, trabajos insatisfactorios, y títulos inútiles amontonados en un ricón conviven en un mismo piso cuando ‘Pau ‘(Enrique Cervantes) vuelve a España tras buscarse la vida en el extranjero. Allí se encontrará con sus dos antiguas compañeras de piso, Ruth – su ex-  y ‘Tere’ – su ex cuñada – (María Part y Alba Fontecha), que le han alquilado su antigua habitación a ‘Iñaki’ (Javier Martínez). Buscarse la vida soportando trabajos mal remunerados será solo uno de los factores que irán explicando los cuatro actores.

El espacio transcurre en el salón de un piso de estudiantes muy bien resuelto. Con apenas mobiliario, una pantalla proyectada y tres puertas, el escenario nos introduce en convivencia de los personajes, nos transporta al metro de Madrid y hasta a una pequeña habitación en Grecia. Las luces y el sonido de la sala marcarán un factor muy importante para separar los capítulos mientras se narran. El público no puede dejar de bailar con algunos de los temas que nos regalan. 

La historia se divide en cuatro capítulos. Uno por cada personaje que narra, desde su personalidad y su entorno, el día a día de los cuatro en ese piso. Destacan los monólogos internos entre cada personaje, con los que se rompe la cuarta pared y el público entra en la cabeza de cada uno de ellos. El del capítulo de ‘Ruth’ (María Part) es el que más nos ha sorprendido, nos hace chocar con una realidad amarga que todos aceptamos en silencio, mientras que el de ‘Iñaki’ (Javier Martínez) es todo un poema a la vida. ‘Pau’ y ‘Tere’, Enrique Cervantes y Alba Fontecha, nos transportarán a los distintos caminos que te llevan los sueños juveniles y los chascos de los que persiguen la vida del artista.

La sala AZarte (Calle San Marcos 19, 28004) se convierte en el escenario de esta crítica social a la que hemos llegado tarde, porque solo le quedan dos funciones especiales el día 23 y el 30 de diciembre. Dos fechas de vacaciones en las que podréis disfrutar de esta obra muy recomendable para ir con amigos. Consigue tus entradas pinchando aquí.

14207772_655799244585311_5345989224149025420_o

SIPNOSIS: 

Pau vuelve a casa harto de buscarse la vida en el extranjero. A pesar ser un poeta intenso e insoportable con la cabeza en las nubes, intentará convencer a sus amigos de que no hace falta esperar a tener alas para empezar a volar. “Capullos que vuelan” cuenta la historia de cuatro jóvenes de una generación obligada a soñar sin hacer mucho ruido.

En medio de una conversación de Skype, Pau -que siempre ha sido un soñador- se da cuenta de que no quiere seguir viviendo lejos. Tampoco quiere dejar de luchar por ser un gran escritor y, a pesar de lo imposible y arriesgado de sus ideas pretende, además, convencer a sus compañeros de piso de toda la vida de que hagan lo mismo. Pero Iñaki (el informático, romántico y el sustituto de Pau), Tere (la influencer en prácticas y pluriempleada) y Ruth (la ex-novia hater) no estarán dispuestos a dejar sus trabajos rentables por la simple ilusión rabiosa de un poeta fracasado. Por el camino tendrán que aprender a que el grupo exista como tal, a valorar si lo que nos define son los sueños cumplidos o los que estan por cumplir, y a equilibrar las relaciones entre ellos teniendo en cuenta su único punto en común: son jóvenes que han olvidado lo que son capaces de hacer si lo que les mueve es la actitud, el optimismo e incluso, el absurdo de sus ilusiones.

“Es que los capullos no vuelan” – diréis…

Bueno, menos cuando sí.

 

FICHA TÉCNICA

Texto, dirección y diseño gráfico: Lluís Mosquera

Escenografía: Marga Isern
Luces y sonido: Matyssa Pérez

ELENCO
Enrique Cervantes
Alba Fontecha
Maria Part
Javier Martínez

Un comentario en “‘CAPULLOS QUE VUELAN’ MUY ALTO EN LA SALA AZARTE

  • No dejeis de acudir a alguna de las dos sesiones que quedan por representar. Es, casi sin duda alguna, la obra más fresca que se ha exhibido esta temporada en Madrid..Ah! Y atención al autor; Lluís Mosquera, porque a partir de ahora volveréis a oír hablar de 3l.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *