ALICIA LOBO: “No te quedes con ganas de hacer algo porque no te lo vayan a dar”

Alicia Lobo, una actriz formada en Layton que nos propone cambiar la famosa frase del método ¿qué es lo peor que te podría pasar? para dejar de ser tan derrotistas: ¿Qué es lo mejor que te podría pasar? 

avatar_actor_39_Alicia-Lobo-cuerpo-entero-2016-1

¿Cuándo te diste cuenta de que querías ser actriz?

Desde pequeña ya era una friki porque pasaba muchos tiempo sola al ser hija única y vivir en el quinto pino. Esto propició que no parara de hacer el bobo durante años para mi propio entretenimiento y desesperación de los que me rodeaban. De ahí a pensar que debería vivir de ello fue responsabilidad de cuatro neuronas osadas, que son las que me mandan a otro lado cada vez que se me ocurre algo medianamente normal y rutinario.

¿Qué dijeron tus familiares cuando se lo contaste? 

Mis padres me han intentado ayudar en absolutamente todo lo que han podido y sólo me decían cuánto sentían no tener enchufes para echarme un cable. Son todos médicos. La ventaja es que tengo a mi disposición toda la oferta de medicamentos posibles gratis para cada vez que tengo algún ataque de histeria o depresión post casting. El tratamiento psiquiátrico es muy importante en esta profesión, sobre todo para los que conviven contigo. Preguntádselo a mis 12 ex novios. Lo digo con sentido del humor, claro. Como podéis comprobar intento reírme de todo haciendo chistes continuamente.  Es el medicamento que mejor me va.

¿Estudiaste algo antes de interpretación?

Estudié y ¡me licencié! en Publicidad y RRPP a la vez que estudiaba teatro en William Layton. De 10 a 16h iba a Layton y de 16h a 22h a la Complu. Afortunadamente, pasaba la mayoría del tiempo de clases de la Universidad en clases de baile y tenía amigos muy majos que me pasaban los apuntes. Como ya estudiaba teatro y se me daba muy bien, a los profes que me decían que no me veían en clase les juraba y perjuraba que estaban equivocados, que iba a todas las horas… y al final, por pesada, me daban la razón.

¿Tienes otro trabajo además del de actriz?

No, sólo de actriz. ¡Pero sería feliz si me dieran trabajo de pole dancer!

 

¿Saber inglés y bailar te ha abierto muchas puertas? 

Sobre todo el inglés, ya que estudié en un colegio británico de los 3 a los 18 años y luego me dieron una Beca Fulbright y viví en Nueva York dos años. Es decir, puedo decir que soy bilingüe.

El baile, por ejemplo, ayuda para todas las pruebas de teatro y de musical. Todo el control del cuerpo ayuda muchísimo. Cualquier cosa que sea movimiento te va a venir bien en la realidad y en la ficción.

¿Cuándo hiciste tu primer casting?

Mi primer casting fue con 14 años. La directora de casting Camila Isola fue a varios colegios a hacer pruebas para una peli en la que buscaban adolescentes que hablaran inglés, se llamaba ‘Talk of Angels’. Me salió muy bien y llegué a la final de entre cientos de chicas. Al final… no me cogieron. Welcome to show business!

¿Cuál ha sido el casting más importante que has hecho? 

Pues cualquiera de los que he hecho para ‘Pilot Season’ de producciones en EEUU y Gran Bretaña.

 

¿Has hecho muchos castings para figuración y proyectos no remunerados?

Para figuración hice de adolescente y salí de bulto en una serie. Proyectos no remunerados he hecho una infinidad de ellos, pero hace un tiempo que tomé la decisión de no hacerlo más. Hay un punto en el que hay que decir “basta”.  Los actores somos a veces, arrastrados por la pasión. Literalmente arrastrados. Y a veces, por lo menos en mi caso, vale más mi tiempo aprendiendo idiomas, practicando deporte, viendo series, o si puedo, viajando, que haciendo algo sin dinero. La vida no es sólo actuar. La vida es lo que te pasa mientras sólo piensas en actuar.

Con estos casting aprendí a valorar mi tiempo y a tomármelo. Si tú no te lo tomas, nadie te lo va a dar. Y a no intentar “darles lo que buscan”, si no a potenciar lo que tengo yo, y sólo yo, como lo tiene cada persona que es única e irrepetible.

Cuéntanos una anécdota que recuerdes de un casting

Pues una vez no me seleccionaron para un casting de comedia para el que encajaba perfectamente y le escribí un poema al director, con mucho sentido del humor, diciéndole que había cometido un grave error  y que yo era perfecta para ese casting. Me respondió, se disculpó y me dijo que me convocaba y que yo era muy crack. Luego no me cogió y blasfemé por todo lo alto. Después me enteré de que a una semana de empezar los ensayos, al parecer el tipo canceló la producción y pensé “¡al final has tenido suerte y todo de que no te cogieran!”.

También me pasó una vez una tontería. Me presenté a un casting en el que pedían chicas de más de 1’80m, y yo mido menos. Pero cuando entré por la puerta me dijeron ‘qué alta eres’, y yo pensando… pero si no llego a la altura que pedíais.

¿Qué opinión tienes sobre los casting? 

No sé si son el mejor proceso, eso depende de la producción. Lo mejor es conocer muy bien a tus actores y saber sus fuertes y sus limitaciones. Pero el proceso de casting te da grandes sorpresas si convocas a gente nueva que no conoces y les das confianza y libertad.

¿Alguna vez has pensado en dejarlo? 

En la última película que hice, ‘ Megan Leavey’, tardaron mucho en decirme que me habían cogido. Era un casting en el que buscaban una chica que hiciera de marine estadounidense. Yo pensé que si no conseguía ese papel, montaba una mercería y dejaba estoAfortunadamente luego me cogieron, pero sí que hubo un momento en el que pensé que no me lo podía creer. Muchas veces haces castings en los que encajas mucho y te quedas rayada si no te llaman pero intento hacerlos y olvidarme de ellos”. He dicho “intento” ya que no siempre lo consigo

¿Qué consejo le darías a los actores que están leyendo esta entrevista? 

MMonta tus proyectos, haz lo que te de la gana. No te quedes con ganas de hacer algo que te entusiasma porque te digan que no das el perfil. Si los demás no te dan ese papel que te vuelve loca, dátelo a ti misma. Estáte activo todo el rato y desarrolla tus inquietudes. Rodéate de gente positiva y optimista. Ten un hobby o afición que te apasione, no caigas obsesionado en la interpretación. Viaja. Verás que España es muy pequeña y el mundo es muy grande…

Depende mucho del momento en el que te encuentres. Una profesora de baile me dijo una vez que para dar un paso adelante hay que dar antes un paso atrás. 

Preguntarte siempre ¿qué es lo mejor que me puede pasar? Yo estuve en Layton, y allí cada vez que hacíamos un ejercicio tenías que hacer una ficha explicando qué era lo peor que podía pasar si tu personaje no conseguía su objetivo. Por ejemplo, tu personaje tiene que conseguir de otro 600€. ¿Qué es lo peor que puede pasar si no lo consigues? Es simplemente un guiño hacia esa frase y hacia los momentos dramáticos que tenemos para intentar quitarnos la trascendencia y el miedo. ¿Y si lo consigues qué? ¿Qué es lo mejor que te puede pasar?

 

 No dejes de visitar su perfil en CastingActores

Y si quieres ser nuestro próximo protagonista escríbenos a info@castingactores.es

¿No conociste a nuestro protagonista de la semana pasada?

GISEL BUCAREY: Es vital para una actriz no oxidarse, explorar nuevas formas de trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *