AGUS IBARRRA: “Cuanto más ven de ti las productoras mejor te van a tratar”

Agus Ibarra es una actor almeriense de 26 años. Entró en el mundo del cine con 25, y en apenas dos años ha protagonizado una docena de cortometrajes, ha rodado uno propio titulado ‘El niño de la bolsa’, integramente en Berja con recursos y ayuda del ayuntamiento, y acaba de terminar de escribir su primer largometraje ‘No abras los ojos’ que se empieza a rodar en enero y se estrenará en 2017. 

avatar_actor_5486_CR0A4728-bn

Agus, ¿cuándo te diste cuenta de que querías ser actor? 

Quería serlo desde pequeño, pero cuando tenía 20 años tomé la decisión. Yo vivo en un pueblo a 50km de Almería, una ciudad donde hay mucho cine, pero donde es difícil entrar. En 2014, me presenté al certamen de belleza Dama y Caballero, donde me nombraron caballero popular de Almería, y allí conocí a un muchacho que ahora es uno de mis mejores amigos, Benjamín. Él ya estaba actuando en cortometrajes, y con su ayuda conseguí un trabajo para actuar en un pasaje del terror. Él ya estaba en un grupo de actores, y me metieron. Allí me enteré de que iba a haber un curso de clown. No tenía ni idea, pero fui, y allí me vio una representante de Barcelona. Desde entonces no he parado, he rodado unos 12 cortometrajes como protagonista y he hecho una obra de teatro a nivel nacional que se llama ‘Vida LouCost’. Luego conocí a un director en Barcelona, David González, que ha hecho la trilogía de jóvenes inocentes y ha ganado la medalla de oro a mejor director en el Notodofilmfest, y ahora voy a rodar un corto con él en el que interpreto al villano de una historia de superhéroes. Es el primer cortometraje español con efectos especiales americanos que se va a rodar. Luego voy a rodar otro corto con él, y también en Barcelona una webserie.

Estreno mi primer proyecto como director, productor y actor protagonista el próximo 23 de octubre.  Se llama ‘El niño de la bolsa’, es un cortometraje de 30 minutos.

¿Qué estudiaste  antes de entrar en ese curso de clown?

Yo soy profesor de natación y azafato de vuelo. Cuando estaba terminando de estudiar el curso de auxiliar de vuelo fue cuando se me ocurrió todo lo de entrar en el mundo del cine, que era lo que yo siempre había querido.

Pero de interpretación no había estudiado antes nada. En el curso había un profesor que se llamaba Angel Rubio, era de málaga, que se sorprendió mucho conmigo, y me decía “es increíble la facilidad que tienes para cambiar de registro”. Ahí fue cuando la representante me propuso entrar en su cartera de actores.

 

¿Cómo conseguiste entonces tu material?

Con esta representante de Barcelona hice un videobook con los cinco cortos que había hecho. Pero el que tenéis vosotros ahora en mi perfil es un nuevo que hice yo con la ayuda de una empresa audiovisual. Ahora no tengo representante. Voy por mi cuenta. Estoy apuntado en agencias, pero sin exclusividad.

 

¿Entonces has viajado mucho fuera de Almería para rodar?

Sí. En Barcelona hice un corto, y la webserie también la hago allí. A primeros de septiembre tengo un casting en Sevilla para una película, y dentro de unas semanas otro en Albacete para el cual ya me han seleccionado. El de Sevilla me han dado la oportunidad de hacerlo por vídeo también, y seguramente lo haga así. Esto solo pasa si les gusta mucho tu perfil, y saben que vas a encajar. Ir a Albacete es otra cosa, llego en unas tres horas, pero además en mi trabajo me permiten escaparme un par de días.

Si estás en Madrid o en Barcelona es más fácil, pero si eres bueno y eres el perfil que ellos necesitan, te van a llevar a donde sea. Lo que necesitan es verte, ver tu material, y aunque no estés allí que te puedan llamar porque tengan tus fotos y tus vídeos, y sobre todo que no tengas problema para ir cuando te llaman.

¿No es un privilegio estar en una ciudad donde se hacen tantos rodajes internacionales?

Sí y no. Es un privilegio ver estas producciones tan grandes y tan cerca, pero vienen con el elenco ya cerrado. No solo las americanas, sino producciones como ‘Mar de Plástico’.  La única manera que tienes de entrar es de figuración. 

 

¿Tú no empezaste como figuración? 

Tuve la suerte de empezar con papeles protagonistas en los cortometrajes. No menosprecio el trabajo de figurante para nada, entrar en una de estas producciones es una oportunidad; te enfrentas a la cámara, ves cómo se rueda, cuando te piden un plano corto… son cosas que tienes que saber. Yo he aprendido todo esto en los cortos. He tenido esa suerte. 

 

¿Y todos estos cortos han sido remunerados?

No, he tenido que hacer muchos no remunerados. Por desgracia, aquí en España para hacer televisión se aprovechan de tú diciéndote que te están dando la oportunidad de salir en pantalla como actor. Y tú, que tienes ganas de rodar, aceptas.

¿Has pasado muchos casting? 

No muchos. En los cortos, al ser algo más pequeño y conocer a los que trabajan en ellos, muchos te llaman directamente porque te conocen y saben que les sirves para ese papel. Además, aquí hay muy pocos casting. En ciudades como Madrid, Sevilla, o Malaga hay casting todos los días pero aquí muy de vez en cuando.

El casting de Dioses fue un videocasting. Era en Barcelona, pero el director me dio la posibilidad de enviarme el guión y hacerlo desde Almería. Mi hermana me grabó con el móvil, y al día siguiente tenía el papel. 

Para películas he hecho un par de ellos. En uno no me cogieron y en el otro no me han dicho nada.

¿Y qué anécdota nos puedes contar de tus casting?

Una vez fui a málaga a hacer el casting de una webserie. Me llamaron y decían que tenían muchas ganas de que lo hiciera por todo lo que habían visto de mi. Me dijeron que todo super bien, que iba a ser el protagonista, incluso me pidieron por favor que cogiera el teléfono y estuviera atento que tenían que volver a llamarme… y luego de repente me dijeron que no estaba dentro. Fue un cubo de agua fría. No me dieron ninguna explicación pero bueno, dije que no pasaba nada.

Mi consejo en estos casos es no cabrearse con uno mismo. Cada proyecto tiene sus papeles y tiene sus perfiles, y si no te cogen no quiere decir que no seas bueno, sino que otro lo ha hecho de otra manera que les ha gustado mal o que encajaba mejor en lo que buscaban.

 

¿Cómo diste este salto de actor a director de tus propios proyectos?

Como ya te he dicho en Almería despegar es difícil. Yo tenía ganas de empezar algún proyecto, tenía esa espina que tiene todo actor de dirigir. Un día viendo Facebook vi un reportaje en el que decían: ¿por qué esperar a que Almodovar llame a tu puerta y te diga, oye queremos hacer una película contigo?. Si te gusta el mundo del cine, y quieres demostrarlo, coge una cámara, sal a la calle y graba. Este fue el empujón que me hizo a mi decir “vamos, sal a la calle y hazlo”.

¿Y cómo nació ‘El niño de la bolsa’?

Quería hacer una historia con el Hombre del Saco, porque la leyenda original es de Almería. Pero viendo por internet vi que había muchísimos cortos de este tema, y como todo director tú quieres hacer algo único, original. Entonces vi que todos trataban de un viejo que se llevaba a los niños, y decidí centrar el corto en por qué ese hombre hacía eso, qué es lo que le ocurrió de pequeño para acabar tan mal de la cabeza.

Como yo tengo mucha relación con el ayuntamiento, el alcalde me conoce desde pequeño, pues me ayudaron para conseguir las localizaciones, si necesitaba un coche de policía… todo lo que necesitaba para el rodaje me ayudaron a conseguirlo. Aquí en Berja hay un bar muy famoso que se llama Castala, pero lo cerraron hace 5 años. Entonces, esta historia de terror la creé allí, y se va a terminar de rodar en Berja integramente.

Ahora estoy terminando de concretar la banda sonora, que va a ser propia del cortometraje.

¿Cómo se tomó tu familia que a los 20 tomaras esa decisión?

Al principio no querían. El tema del cine es muy costoso, vale mucha pasta. Pero cuando tuve la oportunidad de entrar en los cortos, en los que no costaba nada de dinero entrar, empezaron a ver cómo me movía y que tenía algo para esto. Al principio yo creo que tenían miedo, porque es un mundo difícil y no todo el mundo vale para el cine. Pero les convencí de que valía para eso, y que quería dedicarme a eso. 

Por la edad, yo me he dado cuenta que hay gente que lleva cuatro o cinco años estudiando interpretación, pero que no han hecho casi nada. No se han lanzado. Yo soy una persona ambiciosa, que siempre quiero más, pero con los pies en la tierra, y creo que tienes que ser así y moverte. Ir de un cortometraje a un largometraje como estoy haciendo yo.

¿Qué consejo le dirías a todos los actores que están empezando su carrera?

Sinceramente, a raíz de haber hecho ‘El niño de la bolsa’ me han hecho un montón de entrevistas para radio y prensa, ahora me van a llevar a Canal Sur, y he notado que ahora, al enviar mi material para hacer casting, me toman mucho más en serio. Porque no es lo mismo haber hecho un corto de cinco minutos como actor a uno de 30 con más responsabilidad dentro del proyecto. Me he dado cuenta de que las productoras, cuanto más ven de ti, mejor te van a tratar y más vas a destacar. Lo que le diría a la gente es que yo no esperaría a que venga alguien a por ti. Si te gusta el cine, y tienes la oportunidad de empezar haciendo cortos , escribirlos, rodarlos e ir avanzando, adelante.

 

No dejes de visitar su perfil en CastingActores

Y si quieres ser nuestro próximo protagonista escríbenos a info@castingactores.es

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *